viernes, 30 de octubre de 2015

¿MANEJAS LA INFERTILIDAD CON ANSIEDAD?

Hoy quiero compartirte algo que yo viví mientras buscaba a mi bebé, seguramente tú lo estás viviendo en estos momentos en que te sientes impotente por no poder quedar embarazada y no poder hacer realidad tu deseo de tener un bebé, tu gran deseo de tener un hijo y formar una familia.

No dejes que te pase. Hay personas que viven con angustia y miedo casi a diario. También están aquellas que el simple hecho de vivir, ya implica un esfuerzo… En lo personal yo nunca me hacía esta pregunta en mi interior porque mi deseo era tan ardiente por tener un bebé que ni siquiera alcanzaba a ver más allá. La felicidad es la fertilidad? Era tanta la ansiedad que no disfrutaba tanto de un día completo, ni el cantar de los pájaros, ni el ver y agradecer el sol de un nuevo día, no me daba cuenta que estaba manejando hasta cierto punto la infertilidad con ansiedad, sabes hasta cuándo me di cuenta y reaccioné? Poco antes justamente de que yo quedará embarazada.


Lo primero que debemos cuidar y atender, es a nosotras mismas… por eso si te identificas, sigue leyendo.

Es importante aprender a querernos más, a respetarnos, o lo que es lo mismo.

¿Manejas la Infertilidad con Ansiedad? Cuidado! Ya que en un momento dado podemos caer en ser nuestras peores enemigas nosotras mismas,  nosotras mismas llegamos a ser nuestra peor sombra. Yo quiero ayudarte y que te grabes esto en tu mente: ERES MUY VALIOSA!!!

En esos momentos en los que estamos tan llenas de ansiedad, angustia, miedo, que sé yo... tantas cosas, tantos sentimientos, por no conseguir algo tan esencial, como la maternidad o la paternidad…. Sabes algo? Un día podrás entender porqué ese bebé tardó tanto en llegar, yo lo viví como te dije y entiendo ahora más porque mi bebé se tardó años en llegar a nuestras vidas, te invito a ver el sentido de la infertilidad. Es VITAL para poder vivir el proceso de una forma saludable, entender que todo tiene una razón, que todo tiene un “para qué”, y que nada sucede por azar, sino que, nuestro futuro hijo, nos está enseñando antes de llegar a nuestras vidas… ESO, es lo importante de este camino, esto es lo esencial de este duro camino, que tiene un sentido y que debemos encontrarlo, porque si no, será muy difícil seguir andando….

Si manejas la infertilidad con ansiedad, quiero darte un consejo, date permiso de estar triste unas horas, unos días, un momento... pero no te estaciones en ese sentimiento tanto tiempo... trata de salir de eso, yo hasta ahora lo entendí.

La vida es única e irrepetible, cada momento vivido es único y por lo mismo debe merecer la pena vivirlo con intensidad y profundidad, ser feliz es una decisión que hay que tomar todos los días y no depende de las condiciones de vida que uno tenga, sino de la actitud con la cual enfrentar las situaciones difíciles, el presente es lo único que tenemos y no podemos darnos el lujo de vivir con ansiedad, con angustia, con tristeza, todos los días. Sé que a veces es difícil, pero quiero decirte que entre más piensas que no te puedes embarazar tú misma provocas más bloqueo y haces más profundo el obstáculo, en cambio si tratas de ver la vida con más alegría, si eres más positiva y más intuitiva, si te decides a dejar que tu deseo fluya, que corra, que no importa lo que pase tú estás bien y estás feliz. Si viene que maravilla, si no también, no sé si me explico lo que quiero decirte, te repito, hasta que yo lo viví así fue que llegó mi bebé! Y entendí que yo misma me estaba esclavizando.

Hoy comienza a vivir un nuevo día, afírmate como una persona no adicta a la angustia, en tu interior di "Soy yo quien me valoro, me acepto y me aprecio. No espero a que vengan esas consideraciones desde el exterior. Y no espero encerrada o recluida ni en casa, ni en un pequeño círculo de personas de las que depender. Al contrario de lo que me enseñaron en la infancia, la vida es una experiencia de abundancia. Empiezo por reconocer mis valores, y el resto vendrá solo. No espero de fuera.

A partir de hoy me permito saborear las cosas de la vida que mi cuerpo y mi mente pueden asimilar con un ritmo tranquilo. Decido profundizar en todo cuanto ya tengo y soy. Con lo que soy es más que suficiente. Y aún sobra. Me doy el permiso más importante de todos: el de ser auténtica y ser feliz!!!.

Elijo lo que me da salud y vitalidad. Me hago más fuerte y más serena cuando mis decisiones las expreso como forma de decir lo que yo quiero o no quiero, y no como forma de aceptar las elecciones de otros. No me justificaré: si estoy alegre, lo estoy; si estoy menos alegre, lo estoy.

Y añado un último permiso: Me doy permiso a no ser fértil, por lo menos, por ahora, llegará en el momento que tenga que llegar…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.